Si estás cansado de las cocinas normales y buscas una con un estilo diferente, con personalidad y con un aire retro, pero a la vez moderno, tienes que ver estas con aire vintage.

El estilo de decoración de las cocinas vintage tiene algo que encanta a primera vista a todas las personas, por eso se ha convertido en el diseño más buscado en la actualidad. La mezcla de madera y azulejos y de muebles con apariencia antigua pero modernos son algunas de las claves de su atractivo.

Su encanto reside en la combinación de la funcionalidad moderna con un estilo de decoración inspirado en tiempos pasados. Aquí tenemos algunas ideas para que nuestra cocina luzca un look vintage que hará que no quieras salir de ella.

Cocinas con paredes con estilo

 

Cocinas de paredes de ladrillo

 

Uno de los aspectos clave que va a proporcionar parte del encanto de una cocina vintage serán sus paredes. El ladrillo a cara vista, con pintura desgastada o, como es el caso de la foto anterior, azulejos blancos que imiten el ladrillo, darán un toque especial y harán las delicias para los amantes de este estilo.

Si lo que buscas es un toque más rústico, lo ideal es combinar una de las ideas anteriores con azulejos con formas geométricas similares a los que había en las casas antiguas. La tendencia más actual en este sentido es combinar varios colores y modelos.

Cocinas retro con muebles llenos de encanto

 

Cocina con muebles de madera

 

El estilo rústico es la característica clave en los muebles de nuestra cocina vintage. La madera es el material que más destaca para conseguir estos resultados. Además, reinventar los muebles con cristaleras y cortinas de cuadros darán el toque ideal.

Para conseguir esta apariencia tenemos dos opciones, comprar muebles nuevos que evoquen estilos antiguos o, si queremos tener una apariencia 100% vintage, restaurar viejos muebles, pintarlos y darlos una nueva oportunidad. Si optamos por la segunda opción además conseguiremos exclusividad ya que, por lo general, el mobiliario antiguo se fabricaba en pequeñas unidades, lo que aportará un valor añadido a nuestra cocina retro.

Cocinas con electrodomésticos con personalidad

 

Cocina con electrodomésticos

 

Si queremos obtener un espacio vintage en nuestra cocina, no podemos olvidar incluir electrodomésticos con aire retro y elementos como la tostadora o la batidora en tonos pastel para aportar un toque de color en tus fogones. El rosa, el mint y el azul cielo son los colores por excelencia de cualquier habitación de inspiración vintage.

Decoración a todo color para nuestra cocina

 

Cocinas con mobiliario colorido

 

Podemos apostar por una cocina vintage blanca, pero si hay algo que diferencia una retro del resto de estilos es el color que puede incluirse en su mobiliario. Es posible crear muebles en cualquier color, pero lo más habitual es una cocina azul turquesa, sobre todo en espacios como nuestra imagen, muy luminosos y con grandes cristaleras.

Si no nos atrevemos a meter el color en los módulos, podemos hacerlo en sillas y mesas. La tendencia actual es combinar una mesa de madera con sillas que mezclen varios tipos metal, madera, acolchadas… También podemos optar por dar una nueva oportunidad a sillas viejas, restaurándolas y llenándolas de color.

Cocinas decoradas con menaje

 

Cocinas con menaje

 

Una característica típica de las cocinas retro vintage es dejar la vajilla y el menaje a la vista, darán un toque muy especial a este espacio. Un soporte para platos (con aire rústico, por supuesto) y una barra donde colgar cacerolas y sartenes serán dos toques sencillos que aportarán un atractivo inigualable a nuestros fogones.

No debemos olvidar incluir entre la decoración, lámparas que aporten personalidad y plantas, son perfectas para aportar un toque de vida y complementar un espacio vintage de ensueño. Además, si disponemos de una superficie como en la imagen, podemos tener un banco acolchado que aporte un toque de confort a este lugar y lo convierta en una cocina bonita y agradable.