Son muchas las preguntas que a uno le vienen a la cabeza cuando se enfrenta a un proyecto de reforma en su cocina, preguntas que uno antes no se llegaba ni a plantear… ¿De qué manera distribuyo mi cocina?, ¿Cómo aprovecho el espacio?, ¿Qué tipo de materiales utilizo?

Consejos para diseñar la cocina perfecta

Hoy en día contamos con un abanico de posibilidades muy grande, lo cual nos facilita la vida, pero en muchos casos nos vemos abrumados por todas las opciones que tenemos a nuestra disposición. Lo mejor es ir paso a paso y no intentar empezar la casa por el tejado. Primero tenemos que tener claros algunos puntos evidentes, como las dimensiones de su cocina o la iluminación que tiene. Para ello, nos será útil medir la cocina y crear un mapa apuntándolo todo. Después podemos intentar ubicar de la manera más lógica los elementos que queremos incorporar en la cocina. Pero siempre, teniendo en cuenta las realidades del espacio.

¿Qué tipo de cocina necesitas?

Según las dimensiones de las que dispongamos, habrá un diseño que se ajuste mejor a nuestras necesidades.  Podemos recurrir a una cocina lineal si nuestro espacio es largo, o si disponemos de dos puntos de entrada y un espacio rectangular un poco más espacioso, podemos recurrir a una cocina en L. Recurriremos a una cocina en península si disponemos de un espacio amplio y queremos aprovechar y conectar una zona de la cocina. Si este además estás iluminado, podemos optar por poner una cocina con isla, repartiendo los elementos de la cocina de una manera diferente. Finalmente, tenemos la opción de poner la cocina en U, la cual nos ofrece mucha versatilidad. Con esta orientación, conseguimos separar espacios grandes o pequeños. ¿Hay alguno mejor que otro? Claramente no, lo más importante es que sea práctica, ya que será un lugar en el que pasaremos mucho tiempo.

Triángulo de trabajo

Otro aspecto que tenemos que tener en cuenta es la forma de trabajar dentro de nuestra cocina. Esta condicionará su planteamiento para que además de funcional, sea cómoda y eficiente. Tenemos que conectar los principales puntos de trabajo de la cocina y los recorridos a realizar entre ellos de la manera más lógica posible. Hay tres zonas importantes de trabajo dentro de una cocina:
  • Zona de almacenamiento: frigorífico.
  • Zona de limpieza: fregadero y lavavajillas.
  • Zona de cocción: placa o fuego.

¿Qué material escojo?

Finalmente,  tenemos que pensar en qué tipo de materiales vamos a utilizar. Todo dependiendo de cuánta iluminación haya o el tamaño de nuestra cocina. mate o brillo; dependiendo del azulejo, los colores que vamos a elegir; dependiendo de qué tipo de uso le vamos a dar, materiales más resistentes o menos. Aunque por encima de todo, una cocina debe de ser práctica, es una estancia de la casa que se utiliza a diario y se ensucia mucho, necesitamos que sea cómoda de limpiar. Lo más recomendable, es documentarse y tener una idea sobre las opciones que tenemos, sobre todo cuando vamos a gastarnos una cantidad importante de dinero. En estos casos, debemos dejar el proyecto en manos de profesionales,  y que ellos nos orienten sobre la mejor forma de realizar la obra. Con Oregon Kitchen, puedes hacer tu propio diseño con nuestro Diseño Online. Pídenos presupuesto sin compromiso.