Son muchas las preguntas que a uno le vienen a la cabeza cuando se enfrenta a un proyecto de reforma en su cocina, preguntas que uno antes no se llegaba ni a plantear… ¿De qué manera distribuyo mi cocina?, ¿Cómo aprovecho el espacio?, ¿Qué tipo de materiales utilizo?

Hoy en día contamos con un abanico de posibilidades muy grande, lo cual nos facilita la vida, pero en muchos casos nos vemos abrumados por todas las opciones que tenemos a nuestra disposición.

La solución es muy fácil, y en tu tienda de confianza te aconsejamos ir paso a paso y no intentar empezar la casa por el tejado. Primero tenemos que tener claros algunos puntos evidentes, como las dimensiones de su cocina o la iluminación que tiene, donde se encuentran las tomas de agua y la caldera, la salida de humos, la distribución de algunos elementos como las puertas, radiadores o  ventanas. Después podemos intentar ubicar de la manera más lógica los elementos que queremos incorporar en la cocina.

 

Tipos de cocina

Según las dimensiones que tenemos pensamos en los tipos de cocinas más comunes que existen, ya que las opciones son varias y nos pueden facilitar la vida a la hora de pensar en la distribución. Podemos recurrir a una cocina lineal si nuestro espacio es largo; si disponemos de dos puntos de entrada y un espacio rectangular un poco más espacioso, podemos recurrir a una cocina en L; recurriremos a una cocina en península si disponemos de un espacio amplio y queremos aprovechar y conectar una zona de la cocina; si disponemos de un espacio muy amplio e iluminado podemos optar por poner una cocina con isla, que hace que podamos repartir los elementos de la cocina de una manera diferente, y además está de moda, aunque su utilidad es más que cuestionable; y finalmente tenemos la opción de poner la cocina en U, la cual nos ofrece mucha versatilidad, y separa espacios grandes o pequeños; aunque la decisión final es suya, pero no olvide que es una cocina, hay que ser práctico.

Triángulo de trabajo

Otro aspecto que tenemos que tener en cuenta es la forma de trabajar dentro de nuestra cocina, existen varios conceptos a tener en cuenta, que son realmente prácticos si lo que queremos es que nuestra cocina aparte de ser funcional, sea cómoda y eficiente.

Tenemos que conectar los principales puntos de trabajo de la cocina y los recorridos a realizar entre ellos de la manera más lógica posible. Hay tres zonas importantes de trabajo dentro de una cocina:

  • Zona de almacenamiento: frigorífico.
  • Zona de limpieza: fregadero y lavavajillas.
  • Zona de cocción: placa o fuego.

 

Los materiales

Finalmente tenemos que pensar en qué tipo de materiales vamos a utilizar, dependiendo de cuanta iluminación o el tamaño de nuestra cocina, mate o brillo; dependiendo del azulejo, los colores que vamos a elegir; dependiendo de qué tipo de uso le vamos a dar, materiales más resistentes o menos. Aunque por encima de todo, una cocina ha de ser práctica, es una estancia de la casa que se utiliza a diario y se ensucia mucho, necesitamos que sea cómoda de limpiar. Aunque hoy en día contamos con gran variedad de opciones, en nuestra tienda contamos con un gran número de materiales para adaptarnos a cualquier tipo de cocina.

Es bueno documentarse y tener una idea sobre el tema, sobre todo cuando vamos a gastarnos una cantidad importante de dinero, por eso lo mejor es dejar el proyecto en manos de profesionales, explicarles tu proyecto, tus necesidades, tus gustos; y que ellos te orienten sobre la mejor forma de realizar tu proyecto, al fin y al cabo, tenemos infinidad de profesionales a los que podemos pedir un presupuesto sin ningún tipo de coste ni compromiso.

Haz tu propio diseño, o puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoramos sobre la mejor forma de llevar a cabo tu proyecto.