La decisión de cómo organizar tu cocina, es una elección fundamental a la hora de diseñar la distribución de la misma. Elegir mal la colocación de los muebles y los electrodomésticos, nos puede acarrear serios problemas de espacio en uno de los lugares del hogar donde más tiempo se pasa.

Por esa razón, vamos a repasar las distintas opciones que existen para distribuir los muebles de cocina en función del espacio con el que contamos.

¿Qué cocina encaja mejor en tu hogar?

La distribución de la cocina depende de muchos factores, desde la organización de los muebles hasta la forma en la que está repartida el habitáculo. La existencia de una pared que nos separe el salón de la cocina o la cantidad de metros cuadrados con los que contamos, van a ser los puntos clave con los que empezaremos a tomar decisiones en cuanto al diseño deseado.

Una vez elegido la forma de repartir el espacio, nos deberemos preocupar sobre el estilo del mobiliario. Podremos decorarlo desde un aspecto más moderno, si queremos ir acorde a las tendencias actuales, hasta un estilo clásico para los amantes de lo tradicional.

Cocinas con isla

Este tipo de distribución consiste en la colocación de uno o varios muebles de encimera en medio de la cocina. Su finalidad es la de conseguir más espacio para situar los electrodomésticos y evitar que estén muy apretados unos con otros.

 

Cocina con isla

 

Las cocinas con isla nos proporcionan sobre todo, espacio para poder movernos con soltura por toda la sala. Eso si, si cuentas con pocos metros cuadrados en tu cocina, quizá esta opción no sea la más adecuada para ti.

Cocina con barra

La barra es un elemento muy utilizado en las cocinas a modo de soporte, o simplemente para cumplir una función de mesa o encimera.

 

Barra en la cocina

 

Otra de sus utilidades es que sirve como separación entre la cocina y el salón cuando nuestra cocina es de estilo americana. Normalmente esto suele ocurrir en las cocinas pequeñas, ya que nos permite aprovechar al máximo el espacio.

Distribución en L

Una de las maneras más comunes de repartir la cocina es la distribución en L, que consiste en colocar todos los muebles pegados a la pared. Se reparte el mobiliario entre dos paredes perpendiculares, para aprovechar mejor el espacio.

 

Cocina con forma de L

 

Su principal ventaja, es que te permite desplazarte de una manera más cómoda por la cocina. Además, el hecho de dejar una pared libre, te permite colocar una zona de comedor en el mismo espacio.

Península

Aprovechando el uso del elemento de la barra, encontramos otro tipo de cocina: la península. Esta se caracteriza por aprovechar todas las paredes menos una para colocar diferentes muebles, en la pared restante es donde iría colocada la barra que serviría de nexo de unión entra la cocina y su sala adyacente.

 

 

Suele utilizarse en cocinas alargadas o de gran tamaño, para hacer que visualmente la cocina quede dividida en varios espacios.

Cocina en forma de U

Este tipo de cocinas recibe su denominación, por tener un aspecto similar al de la letra U. Se compone de tres frentes continuos unidos por dos esquinas.

Las cocinas con forma de U son muy utilizadas en las cocinas que cuentan con poco tamaño, ya que esta repartición del espacio permite que cada rincón sea aprovechado al máximo.

 

Cocina en forma de u

 

Una de sus características más destacadas, es que hacen uso de los muebles rinconeros para contar con mobiliario en las esquinas.

Servicio personalizado

 La variedad de opciones para diseñar tu cocina, es muy amplia. En Cocinas Oregón, consideramos que no hay una cocina igual. Por eso llevamos a cabo la cocina de tus sueños, mediante un diseño personalizado.

Trabajamos desde la creación de una cocina desde cero, hasta la reforma completa. Infórmate y pide presupuesto, te lo haremos llegar en 48 horas.