En los últimos años, el arte de la cultura oriental se ha instalado en el mundo de la decoración. Y precisamente la cocina, centro de todas las casas, es el protagonista principal. En ella, se equilibran cinco elementos: fuego, madera, tierra y metal. Hoy os enseñamos cómo decorar una cocina Feng Shui.

Decoración en una cocina Feng Shui

Para conseguir una correcta armonía, lo mejor es dividir espacios y mantener todo en equilibrio. Los elementos relacionados con el fuego, como la vitroceramica, el microondas o el horno, estén juntos. Es muy importante que los fogones o vitrocerámica no estén en frente a la puerta. No se busca que la persona que esté cocinando, de la espalda a la puerta. En las cocinas más grandes, será buena opción colocar una isla para tomar una posición de control sobre el espacio. Cuando esto no sea posible por problemas de espacio, podemos poner una superficie reflectante como bordes metálicos. Y si podemos, lo mejor es esconder los electrodomésticos.

También debemos agrupar los elementos relacionados con el agua, como el lavavajillas o la lavadora. ¿Y qué hacemos si esto no es posible? Separarlos mediante con madera, como por ejemplo una tabla de cortar. Otra opción es colocar macetas con hierbas aromáticas. Sin embargo no debemos pasarnos ya que un exceso evita la prosperidad

Colores en una cocina armónica

Respecto a la elección de colores en una cocina Feng Shui, debemos evitar el rojo o azul que corresponden con el fuego y el agua. Y si no podemos evitarlos, al menos reducirlos lo máximo posible. Según este arte oriental, lo mejor para decorar la cocina son los colores neutros que transmitan tranquilidad ( blanco, beige, color crema) o aquellos que aporten calidez en tonos amarillos.

El equilibrio debe estar presente en todo momento y la cocina debe ser un lugar agradable con un lugar donde sentarse. Siguiendo la filosofía del Feng Shui, el espacio debería contar con un office. Pero si no tenemos dónde colocarlo, podemos añadir una barra abatible. De esta manera, podremos ocultarla siempre que no nos sea cómoda.

Recordad que también será importante tener  presente la luz natural y artificial. Una buena cocina Feng Shui no debe ser oscura.