La cocina es la estancia de la casa que más se ensucia a lo largo del día. Humedad, líquidos, restos de alimentos, cambios de temperatura… Necesitamos un material que soporte todo eso que además tenga estilo y sea económico. Es muy importante seleccionar el mejor suelo para la cocina, esta estancia tan importante, por ello os presentamos una selección de los mejores pavimentos para la cocina y aquellos que es mejor evitar. 

¿Cómo es el material ideal?

La cocina es el lugar de la casa que más se ensucia y más limpiamos. Por tanto, una de las características que debe tener el material que instalemos en una reforma debe ser la resistencia a los detergentes y jabones. Así nos aseguraremos que no tendremos problemas de quitar la grasa y suciedad. En la misma línea, debe ser resistente a la humedad.

cómo elegir el mejor material para cocina

Como hemos mencionado anteriormente, algo imprescindible debería ser que no produzca resbalones al contacto con el agua. Ya sea por salpicaduras o limpieza debemos evitar todo aquello que pueda resbalar. Por último el material ideal debe ser resistente a los golpes.

Los mejores materiales para suelos

En la cocina vamos a manipular alimentos y líquidos que pueden acabar cayendo. Por eso, es importante que una de las características que presente, sea el antideslizamiento.

A continuación presentamos una selección de los suelos con mejores características y con mejor relación calidad precio. 

  • Suelo cerámico

Las baldosas de cerámica han sido tradicionalmente la opción más habitual. El material cerámico tiene una gran resistencia a la humedad y al vapor, tolera bien los cambios bruscos de temperatura y su limpieza es muy sencilla.

  • Suelo vinilico para cocina

El vinilo para cocina se ha hecho popular en los últimos tiempos. Tiene un precio bastante económico y su colocación autoadhesiva es muy sencilla. Soporta muy bien el agua y la humedad. 

  • Linóleo

Es un material ecológico, biodegradable y que respeta el medio ambiente. Es muy fácil de limpiar, resistente, impermeable y antibacteriano. Aunque es un material antiguo, se está renovando y vuelve al mercado con diseños novedosos. 

  • Cemento

Resiste muy bien a la humedad y no es necesario ningún tipo de mantenimiento. Debe ser instalado por profesionales. 

  • Laminado para cocina

Surgen como una imitación a los suelos de madera. Está prensado y plastificado en su capa exterior por tanto es impermeable y resistente. Su precio es bastante asequible y su colocación es sencilla, un suelo para cocina sin obra.  

Materiales que debemos evitar

Aunque se pueden usar y de hecho se usan, estos tipos de suelo no presentan las mejores características requeridas en una cocina.  

  • Madera

Los suelos de madera natural, son la opción menos elegida para estas estancias. Esto es debido a que tienen mucho mantenimiento y la limpieza no es sencilla, sobre todo de líquidos. Su precio también es más elevado.

  • Piedra

Es una opción muy utilizada. Piedras como el mármol, el granito o la pizarra son usadas a menudo en estas estancias. Son duraderos y tienen una limpieza sencilla excepto de líquidos, ya que son susceptibles a los ácidos y pueden perder su color natural. Aunque es una opción muy utilizada estos materiales tienen un precio más elevado.

  • Gres porcelánico

Ha sido también muy utilizado, ya que es bastante similar al cerámico. Es resistente a la humedad y aunque tiene bastante durabilidad puede romperse fácilmente. Su colocación requiere de un profesional, se recomienda limpiar únicamente con agua y no utilizar ningún producto desinfectante ya que podría dañar el pavimento.

Son muchas las opciones que hay en el mercado si quieres cambiar el suelo de la cocina. El mejor suelo para la cocina dependerá del tiempo y el dinero que quieras emplear en esta remodelación. En Cocinas Oregon te ayudamos con el diseño y te presentamos un proyecto personalizado.